El domicilio de las personas jurídicas: evolución desde el Derecho romano y significado actual

María Luisa López Huguet

Resumen


El Derecho romano no conoció el concepto de persona jurídica pero sí individualizódeterminadas entidades suprapersonales como titulares de derechos y obligaciones cuyo domicilio seconcretaba en virtud de su vinculación con el territorio, dentro de cuyos límites actuaban o, en sudefecto, a través de sus estatutos o mediante designación por la autoridad pública. En nuestroderecho positivo, las normas específicas regulan el domicilio de las diferentes personas jurídicasaplicándose subsidiariamente el lugar en que se halle establecida su representación legal o dondeejerzan sus principales funciones ex art. 41 CC, considerando españolas aquéllas constituidasconforme al Derecho español que, entre otros requisitos, exige que estén domiciliadas en nuestroterritorio ex art. 28 CC.

Texto completo:

PDF


DOI: https://doi.org/10.18172/redur.4011

Copyright (c) 2019 Revista Electrónica de Derecho de la Universidad de La Rioja (REDUR)

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.