La erótica del terror en la figura del vampiro: Nosferatu frente a Clarimonde

Jordi Luengo López

Resumen


La atracción que en la actualidad provoca la figura del vampiro en el imaginario colectivo tiene su génesis en la producción literaria que, dentro del género de lo fantástico, se llevó a cabo en el período decimonónico. La estética del vampiro nacería en ese momento, cristalizando, así, en los albores del siglo XX, dentro del discurso cinematográfico a través del personaje de Nosferatu. Sin embargo, el miedo generado por el vampiro de Friedrich-Wilhelm Murnau, ya había sido vencido décadas atrás por la imaginación de Lord Byron al hacer de éste un temido e inquietante seductor, cuyas formas y apariencia lo aproximaban a su homólogo femenino. Clarimonde, la mujer-vampiro que Théophile Gautier imaginó para "La morte amoureuse", será, sin duda, el máximo exponente de ese nuevo vampiro oriundo de la Modernidad.

Palabras clave


Théophile Gautier, "La morte amoureuse", Nosferatu, vampiro, género fantástico, erotismo,

Texto completo:

PDF


DOI: http://dx.doi.org/10.18172/cif.2556

Copyright (c) 2015 Cuadernos de Investigación Filológica

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

© Universidad de La Rioja, 2013

ISSN 0211-0547

EISSN 1699-292X